La verdadera clave del éxito en los negocios

Si hacemos la pregunta ¿Cuál es la clave del éxito emprendedor? a varias personas expertas en el tema, obtendremos respuestas diferentes del tipo: «tienes que conocer bien a tus potenciales clientes para poder atender a sus necesidades», «has de tener una visión clara de lo que quieres hacer», «tienes que rodearte de personas competentes y capaces», «has de buscar guía y ayuda de quienes han pasado por donde tú estás ahora», etc. etc. etc.

Pero la pregunta a hacernos realmente no es esa. La pregunta que verdaderamente importa es: ¿cuál es la clave del éxito de los negocios? Al fin y al cabo, lo que estamos emprendiendo es un negocio y lo que hemos de tener claro es cuál es la clave del éxito de estos. Y aquí es donde se encuentra la raíz del fracaso de ese altísimo porcentaje de negocios que desaparece en los tres primeros años de vida.

Cuando hay un patrón, siempre hay razones detrás de él. Si las estadísticas nos están diciendo que más de la mitad de los negocios que se lanzan desaparecen en los primeros años, y en el caso de las startups el porcentaje sube hasta el 90 por ciento, hay algo que está pasando más allá del riesgo que tiene emprender.

Entonces la pregunta se convierte en: ¿qué hacen aquellas empresas de nueva creación que salen adelante y no desaparecen en los primeros años? ¿hay algún patrón?

Y la respuesta es que sí.

El patrón fundamental está en el foco.

Los negocios a los que les va bien tienen el foco en los clientes. Los negocios a los que les va mal tienen el foco en sus productos o servicios.

Pero no sólo es cuestión de foco, también está la actitud.

Los negocios que funcionan tienen la actitud de servir a sus clientes, están obsesionados con ello. Es una actitud de servicio, de aportar, de querer marcar una diferencia positiva en la vida de sus clientes.

Esta experiencia la tenemos todos, especialmente en aquellos negocios en los que hay interacción personal. Simplemente piensa en alguna tienda, restaurante o profesional en el que hayas sentido que la persona estaba totalmente volcada en querer ayudarte y servirte. ¿Cómo te has quedado después de esa interacción? ¿has vuelto a ese sitio o a contratar los servicios de esa empresa? ¿lo has recomendado?

Me atrevo a responder por ti a estas tres preguntas porque estoy seguro que la respuesta será sí.

Pues esta es la clave del éxito emprendedor: emprender desde la actitud y la intención de querer servir y ayudar. Esa intención hará que nos interesemos por nuestros clientes y ese interés nos llevará a conocerlos en profundidad, hará que desarrollemos productos y servicios que les aporten más valor que los de ninguna otra empresa, y hará que se sientan extraordinariamente bien con nosotros o nuestra empresa y que se cree un lazo emocional que los mantendrá con nosotros en lugar de irse con la competencia. Además, esa actitud sacará lo mejor de nosotros y de todas las personas de nuestro equipo.

Al final de lo que se trata es de tener un negocio con corazón.

¿Es así de simple? Pues sí.

Si sentamos bien esta base, luego el resto ya son los aspectos mecánicos del negocio, los aspectos operativos.

El problema de la mayoría de esos proyectos emprendedores que fracasan es que se han enfocado en los aspectos mecánicos y se han olvidado de la base. Incluso aunque en muchos casos se diga que el cliente es lo más importante y que «el foco de esta empresa está en el cliente», y cosas por el estilo, es algo superficial y no realmente sentido ni encarnado en el espíritu de la organización o del emprendedor.

Así que si quieres emprender, mi recomendación es que empieces por aquí.

Que tengas un gran día.




Suscríbete al blog para recibir en tu bandeja de entrada todas las actualizaciones donde comparto inspiración e ideas para la creación de negocios como opción y salida profesional.

  • Javier

    Toda lucha, consciente y continuada, conduce al éxito.

guia-emprender-abril
Descárgate gratuitamente la guía Por dónde empezar si te planteas emprender en la mediana edad. En ella encontrarás respuestas a preguntas importantes a la hora de plantearse emprender como opción profesional, así como la metodología que usan los emprendedores de más éxito, y la clave para limitar el riesgo.